• Elige la finca que mejor se adapte a tu boda
    Elige la finca que mejor se adapte a tu boda

    Elige la finca que mejor se adapte a tu boda

    Si te has prometido y ahora estás buscando el alquiler de fincas para bodas en Madrid norte, hay algo que queremos decirte: enhorabuena. No solo has encontrado a tu media naranja, sino que vas a anunciarlo a todo el mundo en una fiesta que casa -nunca mejor dicho- con tu personalidad.

    Ahora bien, dependiendo de esta, el susodicho alquiler de fincas para bodas en Madrid norte variará.

    Si eres un entusiasta de las grandes celebraciones, de esas que sobrepasan con creces los 300 invitados y acabas saludando a gente que ni tan siquiera conoces, necesitarás un espacio acorde a tus pretensiones.

    Si eres un tanto más comedido y optas por una ceremonia más austera y con menos comensales, el espacio disminuirá a medida que aumenta tu bienestar emocional.

    Si al final resultas ser una persona apocopada, reservada y reacia a las grandes multitudes, un espacio pequeño a la par que acogedor responderá maravillosamente a tus necesidades.

    La importancia del lugar radica en que va a reflejar muchas cosas. Va a ser como tu carta de presentación y en cierta medida tu huella personal. Tus más allegados verán reflejada tu personalidad tanto en la decoración como en el menú y en la ambientación. Las personas no tan afines te descubrirán gracias a ellas.

    Es cierto que es tu gran día, pero no lo es menos que al final quien menos disfruta en estos eventos, por estar pendiente de todos, eres tú.

    Así que desde Finca el Hormigal queremos ayudarte a sobrellevar el estrés derivado de un enlace ofreciéndote toda clase de opciones que solventen hasta el más mínimo problema. Quédate con el recuerdo de tu boda, con las risas, los abrazos, las palabras bonitas y las emociones. Porque de proporcionarte un lugar en el que suceda todo eso, ya nos encargamos nosotros.

  • Tu gran día no solo será especial para ti, también para tus invitados
    Tu gran día no solo será especial para ti, también para tus invitados

    Tu gran día no solo será especial para ti, también para tus invitados

    Los novios entran en el comedor, los invitados se ponen en pie y suena la canción preferida de la pareja. ¿No crees que eso ya está demasiado visto? Mejor pensemos ideas originales para bodas en Madrid nortetotalmente accesible ya que se encuentra a media hora de la capital (35 minutos) y tiene muy buena comunicación (Carretera A Coruña A6). ¿Qué tal si cambiamos esa canción por una batukada en directo? ¡Imagínatelo! Llegáis al banquete, la gente os mira alzando sus copas de cava, y de repente... ¡suenan tambores con ritmos brasileños y todo el mundo se pone a bailar!

    Con ideas originales para bodas en Madrid norte, tu gran día no solo será inolvidable para ti, también para tus invitados.

    ¿Te casas por lo civil y al aire libre? ¡Ameniza la ceremonia con un coro góspel! Canciones como Oh happy day no dejarán indiferente a nadie. Probablemente verás a tus tías con un pañuelo en la mano, secándose la lagrimilla de emoción.

    ¿Has pensado dónde depositarás los sobres de dinero que te entreguen como regalo? Las cestas y cofres ya no se llevan. Es más original una hucha gigante con forma de cerdito, o un buzón, o una tarta de varios pisos hecha con cajas redondas sobrepuestas.

    Tú también debes tener un detalle con los asistentes, y recuerda que debe ser lo más práctico posible. ¡Cuántos regalitos inservibles guardamos en el fondo del cajón porque no nos han gustado! Acertarás si regalas botellas de aceite o productos típicos de tu tierra.

    Sin lugar a dudas, la organización del evento será más sencilla y cómoda si cuentas con la ayuda de un wedding planner. El gran día los novios estaréis nerviosos y no podéis permitiros andar pendientes de todos los detalles. Es un momento para disfrutar, no para agobiarse.

    La Finca el Hormigal es un lugar de ensueño para la celebración de bodas. Te asesoraremos paso a paso en la planificación, porque vas a dar un paso muy importante... ¡hacia el altar!